Un poco de su historia

Budapest es la ciudad más grande y más importante en Hungría. Es la capital del país y a la vez un centro cultural, educativo y artístico de Hungría. En Budapest viven 2,5 millones de Húngaros, que son 25% de la población del país.

Budapest existe desde el año 1873, cuando fueron unidas dos ciudades independientes situadas en las opuestas orillas de Danubio: Buda y Pest. Pero los primeros tribus poblaron la zona ya hace casi dos mil años a. de C. Fueron los Eraviscos y luego los Celtas que vinieron a estos terrenos desde Caucazo y Francia. En el siglo I a. de C. el territorio de Hungría contemporánea fue incorporado al gran Imperio Romano. La provincia recibió el nombre de Panonia. Hasta hoy en día se conservaron algunos fragmentos de las ciudades y de los pueblos romanos, los acueductos, los anfiteatros, los baños y varias otras instalaciones antiguas (Aquincum). Alrededor del siglo V la zona fue poblada por los tribus de Hunos, que expulsaron a los romanos luchando bajo el mando de Atilla. Se supone que el nombre de la ciudad Buda procedió del nombre del hermano de Atilla. 

Más o menos en el año 896 a Panonia llegaron los tribus de Magiares, que establecieron su estado en la isla Csepel, que hoy forma el barrio XXI de Budapest. Los Magiares, dirigidos por los Árpád, lucharon contra otros tribus y venciendo las expulsaron detrás de Cárpatos. Durante le reinado de la dinastía de los Arpád Hungría se convirtió en un país cristiano, pero la sede real se encontraba en Esztergom y luego en Székesfehérvár. El desarrollo rápido de Buda y de Pest empezó en el siglo XII. 

Al principio fueron aldeas pequeñas, pero pronto a Buda y a Pest empezaron a venir los artesanos, que bajo el protectorado real querían aquí desarrollar sus negocios. Ambos pueblos sufrieron muchos daños después de la invasión de mongoles en 1241, pero pronto fueron reconstruidas. Con la construcción del castillo real por los reyes de la dinastía de Anjou las dos ciudades florecieron. El proceso del desarrollo rápido fue roto por la invasión turca en el año 1526. El enemigo ocupaba Hungría por los próximos 160 años y durante este tiempo destruyó una gran parte de la ciudad. Muchos edificios quedaron modificados y finalmente Budapest comenzó a parecer una ciudad oriental pobre y retrasada. Los Turcos lograron construir sólo algunos baños nuevos, de los cuales algunos se conservaron hasta el presente.

Después de vencer los turcos empezó el período del reinado de los Habsburgos, bajo cuya protección las dos ciudades otra vez se desarrollaban rápidamente. Este proceso todavía aceleró con la construcción del primer puente permanente: Puente de las Cadenas, que unió las dos ciudades opuestas. Buda pronto se convirtió en un centro administrativo y militar del país y Pest - en un pueblo del carácter comercial y, luego, un centro de educación y ciencia. En la primera mitad del siglo XIX resultó imprescindible pasar las antiguas fronteras de las ciudades y construir nuevos barrios fuera de las murallas. Al mismo tiempo continuaba el desarrollo de la industria: surgían nuevos molinos, fabricas de alcohol y telas, también astilleros en Danubio.

Con el paso del tiempo, Pest se volvió en un centro de movimientos revolucionarios. Allí vivían los patriotas húngaros más importantes, que iniciaron la lucha por las reformas económicas, políticas y sociales, acabada con la Guerra de Independencia de 1848. Por suerte, el proceso del desarrollo de la ciudad continuaba. La única consecuencia de la revolución fue la construcción de la Citadela en el Monte Gerardo. Mientras tanto, el número de ciudadanos seguía aumentando y en la mitad del siglo resultó cinco veces más grande que a su principio. Surgió una nueva parte de la sociedad: el proletariado. El acuerdo firmado con Austria en 1867, que estableció un pacto dual entre los países, a la vez estabilizó la situación política y económica de Hungría en forma suficiente para que Budapest (las dos ciudades se unieron en 1873) pudiera competir con Viena y Paris por ser nombrado "la capital cultural europea". 

La primera mitad del siglo XX resultó poco favorable para la capital. Los cambios políticos y situación económica inestable frenaron el desarrollo de Budapest. Durante la II guerra mundial una gran parte de la ciudad fue destruida. Un 70% de las edificaciones resultaron dañados, y de éstos - unos 38% quedaron totalmente destrozados. Las tropas alemanas estallaron todos los puentes en Danubio. La reconstrucción rápida de la capital fue la lema principal del primer gobierno de posguerra y la recolección de escombros en Budapest acabó en tres años, y el proceso de reedificación - en la mitad de los 60. Mientras tanto la ciudad fue un testigo de la sangrienta revolución de '56, después de que al poder volvió János Kádár, hace poco convocado un traidor de la patria. Así empezó la época del comunismo, que acabó con los cambios políticos de la década de los 90. El símbolo de la caída del sistema fue el desmontaje de la estrella roja, que coronaba la cópula del parlamento húngaro.

La historia de la ciudad basada en los documentos escritos es la siguiente :

10 a. de C. - las colonias de los eraviscos, situadas en la margen de Danubio, son ocupadas por los romanos, quienes, tras conquistar el territorio, lo denominarán Pannonia. 

90 - se levanta en Buda un campamento de legionarios, al que se de el nombre de Aquincum. En el mismo decenio se constituye una fortaleza en el lugar de la actual Viena, fundándosela llamada Vindobona. 

106 - la Administración Imperila divide Panonia en provincias, designando Aquincum como la capial de la provincia de Panonia Inferior. 

117 - el emperador Adriano dirige desde Aquincum las campañas militares contra los bárbaros. 

194 - Aquincum se convierte en colonia. 

294 - Diocleciano manda construir la ciudad que sería el origen del actual Pest: Contra-Aquincum. 

409 - Aquincum cae en poder de los Hunos, pueblo dirigido por Atilla. 

896 - las siete tribus húngaras ocupan la cuenca de los Carpatos. La residencia veraniega de Árpád se fija en la isla Csepel, mientras que la de Kurszán, el jefe religioso, se sitúa en Óbuda. Según cuenta la tradición, el anfiteatro romano fue convertido en castillo en el que el jefe húngaro recibía los embajadores venidos de los países extranjeros. 

1000 - tras adoptar la religión cristiana, Esteban es coronado rey con una corona enviada por el papa, e invita a instalarse en el país a cristianos, entre ellos al obispo Gerardo. 

1046 - los defensores de la orden tradicional y de la religión primitiva organizan una insurección, prenden a Gerardo y lo arrojan en una carreta por un precipicio. No obstante, su muerte no basta para hacer arraigar de nuevo el paganismo en el pueblo y los húngaros escogen definitiva e irreversiblemente el derrotero de Europa.

1061 - se menciona por primera vez el nombre de Pest en un documento escrito 

1189 - Frederico Barbarroja y sus tropas de cruzados son recibidos en la corte de Béla III en Óbuda que hace las veces de la sede real. 

1242 - las tropas mongolas saquean Pest y Buda, que para entonces eran ya las ciudades forificadas. 

1244 - Béla IV, el segundo fundador del estado y el reorganizador del imperio húngaro, tras la invasión mongola concede la autonomía de Buda y una carta de privilegio a Pest. 

1247-65 - se edifica el castillo real de Buda 

1309 - Carlos Roberto de la dinastía de Anjou es coronado en el castillo de Buda. Es la primera vez que tal acto tiene lugar en la ciudad, lo cual simboliza que la localidad situada a orillas de Danubio se ha convertido ya en el centro del país.

1346 - Luis el grande, hijo y sucesor del trono de Carlos Roberto, traslada la corte a buda y concede la ciudad el derecho de cobrar el portazgo sobre las mercancías. 

1389 - se inaugura la universidad de Óbuda 

1418 - Segismundo de Luxemburgo encarga la construcción de un nuevo palacio real 

1438 - la asamblea nacional decreta que los ciudadanos húngaros y alemanes de Buda gocen de los mismos derechos, estableciéndose que debe elegirse un juez húngaro y otro alemán que deben alternarse en el poder cada año. 

1468 - A Pest le es consendido el rango de la ciudad real libre 

1473 - En Buda se pública el primer libro impreso en Hungría, la crónica de Buda de András Hess 

1478 - el rey Matías funda una escuela superior en Buda 

1526 - en otoño los turcos ocupan temporalmente Buda. A continuación la capital es objeto de sucesivas invasiones hasta ser definitivamente dominada por el imperio otomano en 1541. La ocupación durará 145 años. 

1686 - las tropas cristianas aliadas liberan Pest del yugo turco y tras un asedio de varios meses, también Buda 

1701 - para sustituir al anterior puente de barcas destruido durante la reconquista de Buda, se pone en el funcionamiento un transbordador especial llamado "el puente volador". 

1703 - Leopoldo I de Habsburgo confirma por medio de una carta de privilegio los derechos especiales de Pest y de Buda. El documento sienta las bases para un desarrollo posterior igualitario de las dos ciudades, pero designa Buda como la capital del país. 

1703-11 - la Guerra dela Liberación de Ferenc Rakoczy II, librada en pro de la independencia del pueblo y de la nación contra los Habsburgos, quienes aspiraban a anexionar el país. La lucha fracasó. 

1720 - Pest cuenta con 2.000 habitantes y Buda con 9.600.

1723 - se instala el tribunal Real en Pest. 

1749 - comienza la reconstrucción del castillo de Buda, bajo el impulso de la reina María Teresa. 

1777 - la universidad nacional se traslada de Nagyszombat (hoy Trnava, Eslovaquia) a la capital - Buda. Se procede la instalación del alumbrado público en las calles de buda. En 1790 Pest sigue su ejemplo. 

1783 - József II instala en Buda el Consejo de Lugartenencia y, poco después, la Cámara Real, convirtiendo Buda en la sede del gobierno. 

1789 - se ordena demoler las murallas puesto que la ciudad ha traspasado sus fines medievales y hay que facilitar el desarrollo urbano. 

1790 - se abole un decreto vigente hasta ese momento, según el cual sólo los católicos podían afincarse en Buda y Pest. 

1796 - se redacta, por primera vez en húngaro, una sentencia de la Magistratura de Pest. 

1798 - se inaugura el primer hospital público de la ciudad, llamado Rókus. 

1800 - la población de Pest alcanza casi 35.000 habitantes y la de Buda los 24.300 

1802 - el conde Széchenyi funda el Museo Nacional 

1805 - el arquitecto János Hild elabora el primer plan de ordenación urbana de Pest. 

1813 - se construye un observatorio astronómico en el monte Gerardo. 

1817 - se inaugura la primera piscina de Pest en un recinto alejado de Danubio. 

1825 - se inaugura la primera línea de diligencias entre Pest y Viena. 

1829 - István Széchenyi hace la primera propuesta de la unión de las dos ciudades Buda y Pest. 

1830 - por iniciativa del conde Széchenyi se funda la Academia de Ciencias de Hungría. 

1832 - se funda la Asociación del Puente para promover la construcción de un puente permanente sobre Danubio. Este mismo año empieza funcionar el primer ómnibus. 

1838 - es el año de la gran inundación: la riata devasta más de la mitad de la ciudad de Pest. 

1842 - se pone la primera piedra del puente de las Cadenas, el orgullo de las dos ciudades. 

1846 - se inaugura la Escuela de Oficios Industriales József, que es la primera institución dedicada a la formación de los ingenieros. Este mismo año empieza funcionar la primera línea de ferrocarril entre Vác y Pest. En Pest aparecen los primeros rótulos con los nombres de las calles en húngaro (junto al alemán). 

1850 - la población de Pest alcanza 106.379 habitantes, la de Buda: 50.127. 

1855 - se inician las largas obras de los muelles. En el mismo año se encienden los primeros faroles en Pest. 

1857 - se inaugura el túnel en la colina del Castillo. 

1864 - termina la construcción del palacio de la Academia de Ciencias de Hungría, situado en la Plaza de Roosvelt 

1867 - se firma un compromiso con los Habsburgos por el cual se instaura la Monarquía Austro-Húngara. 

1868 - según el proyecto de W.Lindley se construye el primer tramo del sistema moderno de la distribución de aguas. 

1869 - Pest tiene 200.000 habitantes y Buda 76.000 

1870 - en Buda empieza a funcionar el funicular. Se da principio a las obras de la avenida Andrássy que se concluiran en 1876. 

1872 - empieza la construcción del puente de Margarita. Se promulga la ley de establecer una unión entre las ciudades de Buda y Pest. 

1875 - empiezan las obras de la construcción de la Ópera Nacional, que se concluyen en 1884. 

1877 - empieza a funcionar la primera estación de trenes moderna - la Estación del Oeste. Su proyecto se debe a la oficina de Eiffel. 

1878 - se encienden los primeros faroles eléctricos en la capital. 

1881 - se pone en funcionamiento la primera central de teléfonos. 

1885 - comienza la construcción del Parlamento (las obras acaban en 1904) 1887 - se establece la primera línea de tranvías. 

1890 - la población de la capital sobrepasa un millón de personas. 

1893 - empieza a emitir el predecesor de la radio. 

1895 - se inician las obras de la construcción del puente de la Libertad, siendo inaugurado un año más tarde. 

1896 - se ianugura la Exposición del Milenario, con el fin de celebrar el milenario del asentamiento de los Magiares en el territorio presente de Hungría. Empieza a funcionar la primera línea del metro, se inaugura el Palacio de la Justicia, el Museo de las Artes Decorativas y la iglesia de San Matías. 

1897 - se inician los trabajos de la construcción del Puente de Isabél. 

1905 - se consagra la Basílica. 

1906 - abre sus puertas el Museo de Bellas Artes. 

1907 - aparecen los primeros taxis en las calles de la capital. 

1908 - en las afueras de la ciudad, en Kispest, se edifica el primer barrio obrero de Wekerle.

1909 - la capital compra la Isla de Margarita y la convierte en un parque público. 

1911 - Budapest tiene 900.000 habitantes 

1912 - en las calles de la ciudad aparecen los primeros autobuses. 

1918 - se proclama la República Húngara. 

1920 - el tratado de Trianón desgaja de Hungría una parte considerable de su territorio y de su población. 

1922 - despega de Budapest el primer avión de línea regular (a Viena). 

1925 - se regularizan las emisiones de la Radio de Budapest. 

1928 - se instala por la primera vez un alumbrado festivo que ilumina la iglesia de San Matías y el Bastión de los Pescadores. 

1929 - tiene lugar una reorganización administrativa en Budapest. La ciudad anexa la isla Csepel y una parte de Budakeszi, se configuran 14 distritos de la capital. 

1933 - se pone en marcha la primera línea de trolebuses y empieza la construcción del puente de Petöfi. 

1937 - empieza la construcción del puente de Arpád. 

1944 - el 19 de marzo las tropas alemanas ocupan la ciudad. El 3 de abril Budapest sufre el primer ataque aéreo. La mayoría de los edificios presenta unos daños importantes como consecuencia del asedio y de los bombardeos, los alemanes vuelan todos los puentes de la ciudad. Se paraliza la circulación y el abastecimiento de la energía y el agua - la infraestructura de la capital queda totalmente destruida. 

1945 - acaba la guerra y empiezan las obras de la limpieza de los escombros y las ruinas. Aparece una nueva ciudad. El 13 de mayo se enciende de nuevo el alumbrado electrico de la capital, el 6 de octubre se inaugura un puente temporal sobre Danubio. 

1946 - se inaugura el reconstruido puente de la Libertad. 

1949 - se reinaugura el nuevo puente de las Cadenas. 

1950 - se configura el "gran Budapest" compuesto de 22 distritos. Se inaugura el puente de Arpád y el nuevo aeropuerto de Ferihegy. 

1952 - se reconstruye el puente de Petofi. 

1953 - se inaugura el Estadio Popular en Pest. 

1954 - empieza el programa de la edificación masiva de viviendas para satisfacer la demanda del mercado. 

1956 - empieza el período del regimen de Kádár, que acaba en 1988. 

1958 - empieza la emisión de los programas de Tele. 

1962 - se inaugura la estación del Sur. 

1964 - se inaugura, una vez reconstruido, el puente de Isabél. 

1969 - abre sus puertas el hotel Duna-Intercontinental, el primer del conjunto de hoteles situados en las orillas de Danubio. 

1970 - la población de Budapest alcanza casi 2.000.000. Empieza a funcionar la línea roja del metro y la telesilla de Zugliget. 

1972 - se inaugura la segunda parte del tramo del metro. 

1974 - se asiste un sensacional hallazgo arqueológico en el castillo de Buda: se decubren los fragmentos de la galería de las estatuas medievales. 

1975 - se celebra la inauguración de la Galería Nacional. 

1976 - empieza a funcionar el hotel Hilton en la Ciudad Vieja y la nueva línea azul del metro.

1978 - el gobierno de EE.UU devuelve las insignias de la coronación de San Esteban al Estado húngaro. 

1980 - se abren al público las puertas de Vigadó. 

1982 - se inauguran siete nuevos hoteles en la capital y por la primera vez se organiza el Festival de Primavera de Budapest. 

1983 - se pone a disposición pública el Palacio de Deportes de Budapest. 

1984 - en el centenario de su inauguración abre sus puertas el edificio totalmente modernizado de la Ópera Nacional. 

1985 - abre sus puertas el Palacio de los Congresos de Budapest, así como el segundo aeropuerto de la capital: Ferihegy II. 

1989 - el 23 de octubre se proclama la IV República de Hungría. 

1990 - se celebran las primeras elecciones libres 

1991 - las tropas soviéticas abandonan definitivamente el país.

Preparando el viaje

Enclavada a ambas orilas del río Danubio, con las colinas de Buda al oeste y la gran llanura al este, Budapest es una joya de ciudad.

Budapest es un tesoro desde el punto de vista arquitectónico, tan inmenso que es capaz de satisfacer el gusto de cualquiera. No obstante, Budapest tiene un ambiente fin-de-siécle, pues fue durante la edad de oro de la capital cuando se construyó casi todo lo que hoy podemos ver

La idea de viajar a Budapest surgío por casualidad, sin premeditación, simplemente buscando un destino para la semana santa, nuestro dedo cayó sobre la capital del Danubío. Se trata de un destino tan visitado y tan famoso, que no podíamos dejar de visitarlo.

Al igual que en viajes anteriores, lo primero que hacemos, una vez decidido el destino, es buscar información sobre el mismo en los foros, y los que más utilizamos  para ello, son Los viajeros y Lonely planet aunque por supuesto hay otros muchos foros de viajes, pero estos son a nuestro entender los más fiables, y nuestros favoritos.

Budapest es una una ciudad altamente visitada y dispone de una importante oferta hotelera. Nosotros para este viaje decidimos reservar habitación en el hostal Marco Polo perteneciente a la cadena de hostales y albergues Hostelling International. Este tipo de alojamientos ya los hemos utilizado anteriormente, y suelen ser muy asequibles de precio, de buena calidad, y buen servicio. No ofrecen lujos, pero al menos dispones de una cama donde descansar.
En esta ocasión el alojamiento no está tan céntrico como nos hubiese gustado, por lo tanto tendremos que tirar del transporte público, que nos situará en el centro de la ciudad en 10 minutos.

Como ya imaginaréis existen distintas maneras de viajar hasta Budapest, como son el tren, el autobús, el coche particular o el avión, que ha sido el medio de transporte elegido por nosotros, por ser la manera más rápida y cómoda de desplazarse, y que además si planificas con tiempo suficiente el viaje, no tiene por que ser la más cara.
 A través del buscador de vuelos skyscanner hemos reservado nuestro vuelo, la compañía encargada de hacernos llegar a nuestro destino será wizz.

Ferenc Liszt, que es como se llama el aeropuerto se encuentra situado 16 kilómetros al sureste de Budapest.. El viaje desde el aeropuerto hasta el centro requiere alrededor de  minutos en transporte público. Desde el aeropuerto hay diferentes formas de acercarse hasta la ciudad, tren, autobús, taxi o incluso existe la posibilidad de alquilar un coche con chófer. Esto último lo ofertan en multitud de webs con información sobre Budapest, y por unos 42 euros te ofertan el traslado aeropuerto-hotel-aeropuerto. Nosotros, hemos elegido esta opción, ya que llegamos a las 24 horas y no nos apetece andar buscando el hotel a esas horas de la noche.

Algo que siempre comento, que es imprescindible, es una buena guía sobre la ciudad. En esta ocasión nosotros nos hemos decidido por la de Lonely Planet. Entre otras cosas porqué además de traer mucha información sobre los lugares a visitar, también trae mucha información sobre excursiones a ciudades cercanas a Budapest. Pero por supuesto, existen muchas más en el mercado, pero sobre gustos....

Desde este momento, ya solo queda buscar información en la red y empezar a disfrutar del viaje.

Budapest - 18 Abril 2014

Nagycsarnok 
La mañana de hoy ha llegado muy pronto. Ayer llegamos a Budapest a las 24 horas, así que hasta pasadas la 1.30 no pudimos acostarnos, y para las 8.00 de la mañana ya estamos preparados para visitar la ciudad.

Lo primero del día es desayunar en el bar del hostal. Unas tostadas, un poco de fiambre, un zumo, un cappuccino y un bollo de chocolate, han sido nuestra primera experiencia culinaria en Hungría. Una vez que hemos llenado nuestro depósito de energía, nos hemos puesto rumbo al Gran Mercado o Nagycsarnok. No nos ha costado demasiado orientarnos en la ciudad, el tener como referencia el río facilita mucho las cosas. El mercado, es un bullicioso edificio con estructura de hierro, que recuerda mucho al de Barcelona. El primer piso es para las tiendas de souvenirs, productos típicos como el páprika o los huevos de pascua, muñecas mantelería bordada, tiendas de ropa y locales de comida. La parte de abajo son los puestos de carne, frutas y verduras y demás alimentos.

Páprika
Llegando a primera hora al mercado, puedes disfrutar de las comprar y la vida normal de Budapest sin tanto turista. Este mercado es el más grande de Budapest y tiene aproximadamente 1100 años de vida. Si estás pensando en comprar algún recuerdo, este puede ser un buen lugar, los precios son algo inferiores a lo que puedas encontrar por la ciudad.

Terminada nuestra primera visita, y dando un agradable paseo por la orilla de famoso Danubio, hemos ido hacia el parlamento, donde a la 13.00 horas tenemos programada la visita del mismo. Para hacer este paseo, no cometáis el mismo error que nosotros, no vayáis por debajo del puente, no merece la pena hacerlo justamente por la orilla, es más bonito haciéndolo por la parte de arriba, paralelo a las vías del tranvía. Sobre el plano, da la sensación de que la distancia es mayor, pero pese a que Budapest es una ciudad grande, las distancias son factibles andando, siempre que se tenga tiempo, y este paseo es fácil de hacerlo. Además, hemos hecho varias paradas a lo largo del trayecto. En todos y cada uno de los tres puentes que cruzan el río, siendo estos, untos de referencia privilegiados sobre la carretera sin polvo que es el Danubio. Desde el mercado hasta el parlamento, tres son los puentes que puedes ver, El puente de Margarita, el puente de las cadenas Szechenyi, y el puente de Isabel, y puente de la libertad.

Puente de Isabel
El primer puente con el que nos topamos es el puente de la libertad, inaugurado para la exposición del Milenario. Se trata de un puente voladizo de finales de siglo. Cada uno de los apoyos de este puente están rematados por una mítica ave turul, remontando el vuelo.

El segundo puente que vemos es el puente de Isabel, puente colgante, blanco de diseño bastante insignificante a nuestro modo de ver, de 1964 y que es el primer puente que se construyó después de la segunda guerra mundial.  Los arcos de este puente, son de mayor altura que los demás, y ofrece una vista privilegiada sobre la colina Gellért y sobre el resto de los puente de la ciudad.

Puente de las cadenas
El siguiente puente en visitar es el más famoso de los cuatro que tiene el Danubio a su paso por Budapest, el puente de las cadenas.  Este puente con sus dos torres, es el más antiguo de la ciudad y desde nuestro punto de vista el más bonito. Tiene un aire al puente de Brooklyn. Este era el único puente en el que la aristocracia debía pagar un peaje como todo el mundo si querían cruzarlo.

Siguiendo por la orilla del río, antes de dar con el parlamento, llegamos al monumento Zapatos en el Danubio. Se trata de un monumento a los judíos húngaros fusilados y arrojados al Danubio. Son 60 pares de zapatos antiguos de hierro, esparcidos por la orilla del río.

Después de un paseo de más o menos hora y media, hemos llegado al Parlamento.

Zapatos en el Danubio
La plaza del parlamento, es una de las plazas europeas más bonitas que hemos visto. Es un espacio amplio, con cuidados jardines multicolores y pulcramente cuidada, no se ve ni un papel en el suelo, es increíble. Desde el fondo de la plaza se pueden conseguir unas fotos extraordinarias de esta parte del parlamento y de la llamada entrada del león.

El parlamento es el edificio más destacado del rio Danubio en su parte de Pest. Es un enorme edificio de 268 m de largo, con 690 habitaciones 10 patios y 27 puertas de entrada y 40 kg de oro decorativo. Se trata del edificio más grande de toda Hungría, siendo sede de la Asamblea Nacional. Terminado en 1902, se cree que la inspiración para este edificio fueron las emblemáticas Houses of Parliament londinenses, y es que la verdad, recuerdan bastante a ellas, tanto su ubicación como su estructura. Es decir en belleza.

Parlamento 
Se pueden realizar visitas guiadas al interior del parlamento en diferentes idiomas incluido en castellano. Nosotros la llevábamos reservada desde España, ya que es prácticamente imposible reservarla para el día, a tu llegada al parlamento. La visita, más o menos ha durado unos 45 minutos donde hemos podido ver parte de este lujoso e impresionante edificio. La visita permite ver entre otras estancias, la escalinata principal, que conduce directamente a la sala de la Cúpula, donde está la corona de San Esteban, todo un símbolo nacional. Otras de las estancias a visitar son las salas abovedadas, donde tenían lugar múltiples discusiones políticas entre puro y puro, y la sala del Congreso donde se reúnen los Lores de la Asamblea Nacional.

La visita, un tanto corta y quizás escasa, es de un gran interés, y creo que el precio ha sido razonable, para lo que se paga por ver otro tipo de monumentos, dos entradas 3500 HUF (11 Euros) si eres capaz de cogerlas en el momento y 3900 HUF ( 12.6 Euros) si las reservas con antelación. Una de las cosas buenas de esta visita, es que salvo en la sala de la Cúpula, puedes sacar fotos en todas las demás estancias.

Justamente enfrente del parlamento tenemos la posibilidad de ver el palacio Gresham, hoy convertido en el museo Etnográfico. En origen, este edificio fue sede del tribunal supremo. Nosotros no entramos, pero el edificio bien merece un vistazo exterior y alguna que otra foto.

Tras la visita al parlamento, decidimos que es una buena hora para comer algo, así que un supermercado cercano, hará las veces de restaurante. Tres bollos de pan, algo de salami, un poco de queso Gorgonzola, unas pocas patatas fritas y un par de yogures serán nuestro almuerzo digno de los mejores gourmets del mundo. Con el agua, hemos tenido algún que otro problemilla, ya que todas las botellas estaban etiquetadas en húngaro, y tras mucho indagar para coger agua mineral, hemos terminado cogiendo agua con gas !!! seguro que la próxima vez cogemos la correcta, o no quién sabe...

Nos han dado la mejor mesa del restaurante, un banco en la plaza del parlamento. Un lujoso lugar para liarse unos bocadillos. Un gran emplazamiento para una comida que no ha llegado a los 3 euros.

Sin apenas reposar la comida, hemos ido sin demasiadas prisas hacia la plaza Szabadsag ter "plaza de la libertad" que está a escasos minutos del parlamento. Pero antes nos hemos detenido unos instantes en la estatua de Imre Nagry, primer ministro comunista de talante reformados. En el centro de la plaza se puede ver un monumento al ejército soviético. En uno de los extremos de la plaza se ve la embajada de EEUU, la identificaréis fácilmente por la cantidad de verjas de hierro, bloques de cemento y soldados que veréis en sus inmediaciones.

En los alrededores de esta plaza, podréis ver tanto la Real caja postal de ahorros, como el Banco Nacional de Hungría como el centro de visitantes MNB. Edificios en los que nosotros apenas nos detuvimos a ver.

Continuando con nuestro paseo, llegamos a la famosa Basílica de San Esteban, que se trata de la iglesia
Basílica San Esteban
católica más importante del país, aunque solamente sea por la reliquia más venerada de toda Hungría, la mano derecha de San Esteban. La entrada a la iglesia es gratuito...previo pago de una donación de mínimo 1 euro. Lo dicho, gratuito.
La fachada de la basílica está sujeta por dos grandes campanarios, uno de los cuales, alberga una campana de 9 toneladas. La cúpula de esta basílica es de 96 m de altura y se puede visitar, desde aquí dicen que se puede disfrutar de una de las mejores vistas de Budapest. Nosotros no lo sabremos, ya que esa experiencia la dejamos para el castillo, así que nos dedicamos a visitar la basílica y su brazo, pero no accedemos a la cúpula. Es una basílica bastante oscura, y ostentosa. Algo que nos llamo mucho la atención, es que en esta basílica no hay ni un solo fresco, todo son mosaicos, incluidos los de la cúpula. Detrás del altar, en la capilla de la Santa Diestra, encontraremos la mano momificada de San esteban.

Tras la visita a la opulenta basílica, ponemos rumbo a la iglesia Luterana, situada en el centro de Budapest. Es un claro ejemplo de estilo neoclásico. Ha sido una lástima, porque después de llegar hasta aquí no hemos podido ver la iglesia ya que estaba cerrada por ser semana santa.

Edificio Ópera
Desde la aquí, hemos ido dando un pequeño paseo por el boulevard más glamurosa de Budapest, Andrássy út. Por nuestro camino, hemos podido ver el edificio de la ópera, la Casa Dreschsler, justo enfrente del edificio de la opera, la Casa de la moda que en su día fueron unas grandes y distinguidos grandes almacenes y la Casa del terror.

Desde este punto, hemos decidido no  continuar por Andrássy y nos hemos ido a callejear por el barrio judío. Este barrio gris, quizás no tenga excesivo interés turístico si lo que se buscan son grandes monumentos, o espectaculares iglesias, pero es un paseo cargado de historia, ya que estamos paseando por el "ghetto" 

En nuestro paseo, hemos dado con un pequeño pasadizo lleno de bares, donde hemos decidido tomarnos una pinta, que nos ha costado 1300 HUF, aproximadamente unos 4 euros. Tras este "atraco" hemos vuelto poco a poco hacía la iglesia Luterana, donde había una pequeña feria de artesanía y que antes no le hemos hecho mucho caso. Aquí hemos decidido cenar en una pequeña caseta con música en vivo. Una enorme salchicha con páprika picante, y otra salchicha de arroz muy similar a nuestra morcilla, una especialidad húngara, acompañada de una pinta va a ser nuestra cena. La cena no ha sido excesivamente cara, 2700 HUF, unos 8 euros. Ambas salchichas estaban ricas. Tras pasar un ameno rato, escuchando música, hemos ido paseando hasta nuestro hostal que no está demasiado lejos de aquí. Durante nuestro pequeño paseo nos ha acompañado la lluvia. Espero que mañana nos respete el tiempo.

Son las 22 horas y parece que es  tardísimo, está oscura la noche y no hay ni alma por la calle. Llevamos todo el día sin parar de andar y eso agota un poco. Así que con esto ponemos fin a nuestro primer día en Budapest.

Budapest - 19 Abril 2014

Plano Colina del castillo
Hoy hemos decidido cambiar de sitio para desayunar, nos apetecía probar algo diferente. No muy lejos del hostal, y camino del castillo, hemos encontrado una cafetería con bastante buena pinta. Dos cafés latte, un croissant relleno de queso y una especie de napolitana ha sido nuestra primera comida del día, y por unos 6 euros.

Paseando por alguna de las calles más céntricas de Budapest hemos llegado hasta el puente de las cadenas, que hemos cruzado andando hasta llegar a los pies de la colina del castillo. Para subir al palacio existen dos maneras, o bien lo haces andando, o bien subes en funicular. El paseo a pie es de unos 10 minutos, y no es incómodo. Esta ha sido nuestra elección, y nuestra recomendación, ya que el funicular es bastante caro.

Palacio Real
La primera de las paradas ha sido el Palacio Real. Este elegante palacio, ha sido arrasado y reconstruido en varias ocasiones en los últimos siete siglos. La primera residencia real data del siglo XIII y los reyes posteriores se dedicaron a ampliarlo. En la actualidad el Palacio alberga dos museos importantes, la Biblioteca Nacional y el Museo de Historia. Nosotros decidimos no entrar en ninguno de los dos y visitar los alrededores del Palacio. Desde este lugar tienes unas de las mejores vistas de Budapest.

A continuación hemos ido paseando por la colina hasta el Bastión de los pescadores, una réplica neogótica, y que igualmente ofrece unas vistas increíbles. En 1905 se construyó como mirador, por el mismo arquitecto que construyó la iglesia de Matías. El nombre viene por el gremio encargado de defender este tramo de muralla.

Iglesia Matías
Justamente en frente, encontramos la espectacular iglesia de Matías, la cual se remonta a 500 años atrás. Aunque en esencia es una construcción neogótica. La iglesia posee un delicado bajorrelieve y un tejado de coloridos azulejos. Por lo que cuentan las guías, su interior debe de ser notable, tanto por sus vidrieras como por los frescos y murales. Nosotros no lo pudimos ver, ya que estaba cerrada por tratarse de semana santa, así que no nos queda otra que disfrutarla desde el exterior. Nos detendríamos a explicar cómo es su interior, pero como deberíamos copiarlo de alguna guía, preferimos pasar de ello, y esperar que en alguna próxima visita la podamos describir desde nuestra propia visión.

A lo largo de nuestro paseo por las calles de la colina, hemos dado con la torre de María Magdalena, la gran aguja visible desde kilómetros de distancia. Este templo, que en un principio estaba reservado únicamente a los vecinos del barrio que hablasen húngaro, se utilizó como mezquita durante la ocupación turca.

Bastión de los Pescadores
Algunos de los puntos de interés que encontramos en nuestro paseo por la colina son: la puerta de Viena, que era la entrada medieval a la ciudad, los archivos nacionales, diversas casas burguesas, una estrechísima Táncsics Mihály utca, llena de casas pequeñas pintadas con tonos algo llamativos, el controvertido Hilton que incorpora parte de una iglesia dominica de la edad media y una escuela jesuita barroca, una aberración desde nuestro punto de vista y el palacio Sándor.

Algo más al sur, están las cuevas de la colina. Bajo esta colina, hay más de 28 km de cuevas que contienen interesantes lugares e historias. Se puede ver como se ha utilizado esta red de cuevas desde tiempos prehistóricos. Aquí, se supone que estuvo retenido y murió Drácula. La visita ha resultado entretenida. Aunque la entrada, nos ha parecido un poco cara, 2000 HUF.

Pese a que los monumentos más simbólicos de esta colina, están bastante saturados, en general es un sitio agradable y bastante tranquilo. Nos ha gustado mucho pasar la mañana aquí.
Nuevamente, la vuelta a la ciudad la hemos hecho andando. Es todo cuesta abajo, así que no hace falta coger el funicular.

A lo tonto, nos ha dado la hora de comer, así que decidimos dejarnos ir por las calles de Budapest y buscar un local donde descansar y comer algo. El camino nos ha llevado de nuevo hasta la Basílica de San Esteban, donde hemos dado con un agradable restaurante.

Sinagoga
Nuestra idea era probar algo típico y tradicional de Hungría, así que este local nos ha parecido una buena idea. Esta ha sido nuestra primera experiencia real con la gastronomía local. Hemos degustado el tradicional Hortobagy style pancake, que se trata de unos crepes rellenos de estofado de pollo picado, acompañado de una salsa de pimentón, una auténtica exquisitez altamente recomendable. El otro plato que hemos podido disfrutar ha sido Hungarian Grey cattle stew que es un estofado de vacuno acompañado de encurtidos y de los llamados gnocchis húngaros, que no dejan de ser otra cosa, que harina y huevos, pero que estaba de muerte. Por supuesto esto lo hemos acompañado de una pinta de autentica cerveza húngara. Como aun nos quedaba algo de sitio para el postre, nos hemos metido entre pecho y espalda dos trozos (aquí los llaman trozos, en España los llamaríamos kilo) de dos tartas diferentes, una de chocolate (Eszterházy cake) y la otra de caramelo (Dobos cake), acompañadas de dos cafés. Y todo esto por unos 24 euros. La experiencia con la gastronomía húngara no podía haber sido más satisfactoria.

Sinagoga
Por la tarde, hemos ido hacía el barrio judío. Nuestra primera parada aquí ha sido la sinagoga. Se trata de un edificio de fachada de ladrillo vidriado, rojo y amarillo, provisto de almenas y dos enormes torres de estilo árabe coronadas por cúpulas con forma de cebolla. Es la mayor sinagoga del mundo a excepción de la de Nueva York. Dicen que no hay que perderse su interior. Nosotros nos lo perdimos, ya que estaba cerrada por ser semana santa, una pena, porque vistas las fotos...

En el lado norte de la sinagoga, se encuentra el monumento al Holocausto, y construido en 1991. Se levanta donde las fosas comunes de los asesinados por los nazis entre el 1944-45. en las hojas del árbol de la vida, hecho de metal, figuran los apellidos de algunos de los cientos de miles de asesinados.

En este barrio, no esperes encontrar grandes monumentos a excepción de la sinagoga, pero entre otros puedes ver la academia de música Ferenc liszt, la iglesia de Santa Teresa y la sinagoga ortodoxa, también parte del muro original del gueto. Es un barrio cargado de historia, reflejada en cada calle.

En la bulliciosa plaza Oktogon hemos cogido el metro M1, dirección al extenso Parque Municipal de Pest. Nuestra idea es pasar lo que queda de la tarde en los baños termales que allí se encuentran. Pero antes de ponernos a remojo, visitaremos parte de este parque.

Plaza de los héroes
Lo primero que se ve al llegar al parque es la plaza de los héroes y su monumento. Se trata de la plaza más grande y emblemática de Budapest. Está flanqueada por dos importantes espacios artísticos de Pest, el palacio del arte y el Museo de Bellas Artes. En el centro de la plaza se puede contemplar el monumento al Milenario, una columna de 36 m de alto, con columnas bastante más pequeñas a su izquierda y derecha. Esta plaza fue diseñada en 1896 para celebrar el 1000 aniversario de la conquista de la cuenca de los Cárpatos. En lo alto de la columna central está la estatua del arcángel Gabriel, y en la base de la columna está el monumento a los héroes.

Nuestra siguiente parada, los baños széchenyi. Este gigantesco y recargado edificio es de poco antes de la primera guerra mundial, y sus manantiales de agua caliente fueron descubiertos mientras se hacía un pozo a finales del siglo XIX. Sus aguas son las más calientes de la ciudad, superan los 76ºC. Son los baños más extensos de Europa. Ha sido una verdadera delicia disfrutar de estos baños durante un par de horitas.

Széchenyi
Tras este pequeño asueto, que por supuesto recomendamos enormemente, de nuevo en el metro M1 henos dio hacia el barrio donde tenemos el hostal. No muy lejos de él tenemos la parada, así que solamente tenemos que andar unos minutillos, y menos mal, porque de repente se nos ha puesto a llover como si el mundo se fuese a acabar, que barbaridad.

Una vez en el hostal, y tras tomar una buena ducha, ya que no hemos podido ducharnos en los baños,y cambiarnos la ropa empapada, nos hemos ido a cenar a una cervecería cercana al hostal y en mitad de la zona de marcha de Budapest. Teniendo en cuenta, nuestra grata sorpresa con la gastronomía húngara, hemos decidido tirarnos de nuevo a platos tradicionales, con la esperanza de acertar de nuevo. En esta ocasión hemos pedido pollo con salsa de queso y limón, acompañado de arroz (Cigánypecsenye hasábburganoyával, folhagymás sertén java roston) y unas chuletas de cerdo al grill con ajo y páprika (Pórés pulyka, burgonyakrokettel). Nuevamente hemos acertado. Quizás la chuleta es lo que menos nos ha llamado la atención respecto a los otros platos, ya que es una forma de prepararla bastante parecida a como puedas comerla en España, pero aún así la recomendamos.

Antes de servirnos la cena, nos han sacado un aperitivo, cortesía de la casa, típico de Hungría, llamado Unicum. Se trata de un licor amargo, la fórmula es un misterio, pero si se sabe que se utilizan para su elaboración 40 hierbas distintas envejecidas en barriles de roble.

La cena, ha resultado algo copiosa, y aún es pronto para irnos al hostal, así que aunque no hemos cogido la cámara de fotos, decidimos ir dando un paseo hasta la orilla del Danubio. Los grandes edificios como el Palacio Real, el Castillo o el puente de las cadenas de noche están preciosos. Sin duda, mañana volveremos con la cámara, ha sacar millones de fotos, porque nos ha cautivado la estampa nocturna.
Con este espectacular visión, deshacemos lo andado, y nos vamos al hostal de retirada. pero antes de llegar al hostal decidimos entrar en un supermercado a comprar una botella de agua. Como ayer tuvimos una desagradable experiencia intentando comprar agua y finalmente comprando agua con gas, hoy examinamos prácticamente todas las botellas de agua del supermercado. Todas estaban etiquetadas en húngaro, y no había forma de saber si eran con gas o no, así que hemos decidido zarandear todas a ver cual sacaba más burbujas. Esto tampoco nos ha sacado de dudas, así que hemos decidido comprar una botella de Nestle, pensando que al ser una marca que también se comercializa en España, seria agua mineral normal. Y efectivamente, nos hemos vuelto a equivocar. Era agua con gas. En fin, otra vez será.

Budapest. 20 Abril 2014

Estación tren
Hoy hemos vuelto a madrugar, hay que aprovechar el poco tiempo que nos queda en la ciudad.

Para no perder demasiado tiempo, y teniendo en cuenta que aún tenemos el billete de 24 horas del metro, decidimos meternos en el subsuelo de la ciudad antes de desayunar e ir a visitar la estación de tren Nyugati. Una vez allí, antes de ver la estación, y ya casi famélicos, decidimos meternos en una cafetería a desayunar. Un par de cafés con un par de bollos con canela y chocolate, nos animan un poco el cuerpo. Ahora ya sí, nos metemos a la estación, que te hace retrotraerte a tiempos pasados, donde seguramente vivió mejores tiempos. Esta estación construida en 1877 por la compañía francesa Eiffel, es evocadora. Aunque casi con seguridad, los trenes que allí hemos visto son de la misma fecha que la estación.

Tras visitar esta enorme estructura de hierro y vidrio, nos dirigimos a la isla margarita, pero en esta ocasión, en lugar de en metro vamos dando un paseo bajando por el gran boulevard szent Istvan krt que comienza en la zona de Pest y termina en el Puente Margarita. Este boulevard es una zona comercial, y con grandiosos edificios. Pero sin demasiado glamur. Ojo, si  decidís hacer lo mismo que nosotros. En un principio, no parece estar lejos, pero la distancia engaña un poco, una hora de paseo no te la quita nadie.

Para acceder a la Isla Margarita, debes cruzar el Puente Margarita. Este puente une las zonas de Buda y Pest, y fue el segundo puente permanente que se construyó en la ciudad. Su mayor característica es la curva pronunciada para así formar ángulos rectos con el Danubio en su confluencia con el extremo sur de la Isla Margarita.
Isla Margarita

Nada más entrar en la Isla Margarita, podemos ver el monumento al centenario que se construyó para conmemorar el centenario de la unión de Buda, Pest y Óbuda. Aunque para nuestro gusto, es más bonita la florida rotonda donde está situado, que el propio monumento. Paseando se llega hasta las ruinas de un monasterio y una iglesia Franciscanos. La isla se puede recorrer en carritos eléctricos, en bici o andando. Nosotros hemos decidido hacerlo de este modo. El paseo, pese a que el tiempo no ha acompañado en exceso ha sido agradable. Aunque para no faltar a la realidad, cualquier parque de otras grandes ciudades, como el retiro, hyde park, central park o la taconera son más bonitos y están mejor cuidados. En cualquier caso es una visita que debe realizarse si se visita Budapest.

De vuelta a la ciudad, cruzamos el puente Margarita, por la acera contraria a la que hemos venido, ya que desde este lado del puente obtenemos unas bonitas vistas del Parlamento.

A lo largo de lo que queda de mañana hemos estado dejándonos llevar, sin ningún rumbo establecido, por el barrio del parlamento y alrededores. Esta es la mejor manera de descubrir Budapest, pasear sin prisas, sin planos...solo pasear. Descubres otra ciudad. Una delicia sensorial.

Cerca de la iglesia Luterana, en Károly krt, hemos hecho un alto en el camino, en otro mercado tradicional, de los muchos que puedes encontrar en la ciudad. Aquí en un pequeño puesto de comida, decidimos parar a comer algo, antes de que nos llueva, se está encapotando de tal manera el cielo que da miedo. En Budapest es muy frecuente este tipo de puestos de comida, donde siempre ves mucha gente picando algo. Una salchicha de Páprika de dos palmos de largo (para que nos entendáis, es como una chistorra tamaño XXXXL) y una salchicha especiada mayor aún que la anterior y dos cervezas harán que nos sintamos personas otra vez. Una auténtica delicatesen.

Por la tarde hemos continuado con nuestro plan de pasear sin mirar planos, guías ni nada. En esta ocasión nuestros pasos nos han llevado hasta el sur de Pest, concretamente al barrio Józsefváros. Este barrio carece de grandes monumentos, por lo que salvo en el mercado Nagycsarnok, apenas te encuentras con turistas paseando por sus calles. No tenemos claro hasta qué punto merece la pena adentrarse demasiado en este barrio, pero a nosotros nos ha gustado el paseo.

Antes de continuar con nuestro paseo, y puesto que ya hemos hecho algo de hambre hemos decidido probar el Kürtöskalács, un crujiente dulce húngaro, característico porque se cocina sobre un cilindro unido a un pincho que se pone sobre las brasa. Es una cinta fina de masa con levadura, condimentado con canela y espolvoreado con azúcar, aunque te lo pueden rebozar de chocolate o almendras. A nosotros nos ha resultado riquísimo, y más ligero de lo que aparenta ser. Desde luego hay que probarlo.

De vuelta a Váci Utca, la calle peatonal más comercial de la ciudad, hemos hecho un alto en la iglesia Saint Michael´s una pequeña iglesia que data de 1700 y fundada por la orden Dominicos. Lo que llama la atención de esta iglesia es la cantidad de conciertos de música clásica que hay programados.

Pero Váci Utca, no solamente son tiendas y cafeterías, también se pueden ver, si estiras un poco el cuello, bonitos edificios de épocas mejores, como pueden ser la casa Thonet, la galería Polgár, la fuente de la pescadora, o el palacio de la banca.

Antes de ir a buscar algún lugar donde cenar, nos ponemos nuestro traje de guiri turista y entramos en una librería en busca de algún chollo en forma de libro fotográfico, no somos unos grandes fotógrafos, y así nos garantizamos unas pocas fotos de calidad. Y sí, hemos tenido suerte y nos hemos hecho con un bonito ejemplar.
Iglesia váci utca

Váci Utca, termina en la fantástica  Vörösmarty tér, una amplia plaza con tiendas elegantes, galerías cafés y nuevamente con un mercadillo tradicional. en el centro de la plaza se alza la estatua de Mihály Vörösmarty, poeta que dio nombre a este lugar. Entre todos los edificios de la plaza destaca la casa Gerbeaud, la pastelería más selecta y cara de Budapest

Para no perder las buenas costumbres, nuestra primera elección para cenar ha sido un restaurante montado a modo tradicional en el mercadillo de la plaza. En esta ocasión a nuestras dos cervezas de rigor, le han acompañado un codillo cocido y un plato de patatas cocidas. Tenía que haberme dado cuenta de la barbaridad que estaba cometiendo en el momento en que la camarera me ha advertido en dos ocasiones que también servían medio codillo. Pero nosotros cabezones, que no que queremos el codillo entero. ¿Esta tía nos quiere matar de hambre o qué? madre mía cuando hemos visto aparecer el codillo... debía ser de mamut lo menos. Esto no nos lo terminamos en toda la semana. Eso sí, estaba riquísimo. Pero tengo dudas de cuando seré capaz de hacer la digestión.

Para dejar nuestra conciencia tranquila, después de maltratar nuestro cuerpo con tanta grasa, nos hemos ido
Puente de las Cadenas
dando un paseo hasta la orilla del Danubio. Hoy sí hemos traído la cámara de fotos y queremos sacar todas las fotos que anoche no pudimos. Incluso hemos cruzado a la otra orilla por el puente de las cadenas para poder fotografiar el parlamento iluminado.

Con unas 100 fotos más en nuestro haber, decidimos volver al hostal, dando otro magnífico paseo nocturno. Con esto ponemos fin a otro interesante día en Budapest. Mañana tenemos que madrugar algo más si queremos aprovechar nuestra última mañana en la ciudad, antes de volver a España.

Budapest. 21 Abril 2014

Plano Galeria Nacional
Nuestra última mañana en Budapest, la iniciamos visitando el Palacio Real, donde Oh sorpresa !!! hay un mercadillo tradicional. Budapest es el lugar donde más mercadillos tradicionales debe de haber por metro cuadrado.

Antes de ver el Palacio por dentro y visitar los museos, disfrutamos un poco del mercadillo, y de un pequeño espectáculo de danza tradicional.

En el interior del palacio, se puede disfrutar de la Galería Nacional de Hungría. Aquí podrás ver unas cuantas obras tanto góticas, renacentistas y barrocas, al igual que alguna del s. IXI y XX. Pero a nuestro modo de ver no merece demasiado la pena malgastar el tiempo en visitar este espacio cultural. Ni siquiera el edificio como tal, merece la pena verlo por dentro, a excepción de una pequeña parte donde se pueden ver los cimientos originales.

Tras visitar la Galería Nacional, hemos visitado el Museo de Historia de Budapest, que sinceramente, nos ha dejado el mismo sabor de boca que la Galería. A nuestro entender no merece demasiado la pena.
Fuente Matias

Lo que si nos gustó, fue la fuente de Matías, situada justamente enfrente del gran patio. Una fuente de estilo romántico, que muestra al joven rey Matías con atuendo de caza.

De vuelta a la ciudad, hemos ido a la plaza más concurrida y bulliciosa, Vörösmarty, donde hemos pasado un rato viendo los puestos que allí había. Ya no nos queda mucho rato, para abandonar la ciudad, así que hemos comido en un pequeño puesto, una tortita de maíz, tipo "talo". Una era con ajo y un poco de aceite picante, y la otra era rellena de queso.

Se nos acaba el tiempo en Budapest, así que nuestra última actividad aquí es ir dando un pequeño paseo hasta el hostal, donde nos recogerá un coche para llevarnos al aeropuerto, y poner fin ha estos días, que hemos disfrutado enormemente en la capital húngara.


KÖSZÖNJÜK, BUDAPETS !!!